Nuevos medios para un viejo oficio

En la inauguración de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Rosario, Alejandro Santos dijo que hacer buen periodismo ya no es suficiente. “También hay que saber cómo funcionan los medios digitales, las redes sociales, conocer cómo están cambiando constantemente los comportamientos de los lectores de los medios impresos y de los consumidores de los medios digitales”. Para esto los grandes medios contratan expertos. Y adoptan nuevas formas de contar historias, como con el live blog, la multimedia, el video, los foros, los hashtags, los chats, las encuestas.

Sin embargo, en El Periodista DJ, Omar Rincón confunde a los usuarios con los periodistas. Los usuarios, o ciudadanos, no son periodistas por el solo hecho de tener la posibilidad de comunicar y tener audiencias. Los periodistas, que en su mayoría todavía trabajan para algún medio, ejercen un oficio. Su misión: publicar la verdad. Y su recompensa: la credibilidad.

Y confunde las redes sociales con el periodismo. “No hay géneros sino plataformas y aplicaciones… no hay fuentes sino colectivos que informan… no hay objetividad sino subjetividades que construyen verdades” (p.19). Todo esto es cierto de las redes, no necesariamente del oficio del periodismo.

Otra cosa distinta es que periodistas a veces pequen de todo lo que Omar critica en el artículo, de la banalización, de lo superficial y efímero, del espectáculo por encima de la información. Y en muchos casos eso es cierto de la radio colombiana, que trata de vender un espectáculo a toda costa; y es evidente en el duopolio de la televisión nacional, donde los ratings importan más que el contenido, e incluso es cierto en algunos medios digitales.

Pero no podemos negar que todavía hay periodismo responsable, el que busca la objetividad, y que muchos medios tradicionales – incluso los digitales – todavía explotan mercados para la crónica, para el análisis, el debate y la opinión.  Está El Espectador, El Tiempo (señalo el editorial), Semana, El Malpensante, Credencial, Bocas, Arcadia, Soho, La Silla Vacía, otros más pequeños, muchos regionales, y algunos espacios de la radio y algunos espacios de la televisión.

Todos los días, periodistas en Bogotá, y valientes periodistas regionales todavía hacen lo que han hecho siempre: desenterrar los hechos, que es lo primero. Y, en segundo lugar, narrar, analizar y opinar.

Advertisements

One Comment on “Nuevos medios para un viejo oficio”

  1. Jimena says:

    Sí, de acuerdo, son muchos los periodistas responsables -muchas veces a pesar del medio o de la lógica del dinero, eso no se discute. Lo que está en discusión es si la responsabilidad de contar las historias y más aun de la opinión no se translada -o se comparte, mejor- cada vez más con las audiencias.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s