fundeu.es

Hace poco conocí Fundeu.es, el portal de una iniciativa de la Agencia EFE y el Banco BBVA que trabaja por el buen uso del español en los medios de comunicación. Publican recomendaciones lingüísticas tomadas especialmente de medios periodísticos digitales, pues es allí donde han surgido nuevos usos y nuevas reglas.

Este año lanzaron el libro Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales, y, asesorados por la RAE, también gestionan el sitio Wikilengua.org, útil para quienes trabajan con el idioma y alimento para los amantes del español. Haga sus consultas.

Advertisements

Medio hiperlocal con pretensión de consola para DJ

El barrio La Macarena carece de un medio de difusión por el cual se den a conocer las actividades, en su mayoría culturales, organizadas por la comunidad en general, pues hay desde obras en el teatro hasta encuentros culturales organizados por vecinos. La inspiración para llevar a cabo el proyecto es la misma naturaleza del lugar, caracterizado por una movida cultural que data desde sus inicios, después de construidas las Torres del Parque, cuando arquitectos, artistas, periodistas, estudiantes, etc. empezaron a poblar el espacio.

El proyecto está dirigido a una audiencia de 28 a 60 años, interesados en integrarse a las actividades del barrio. Se desarrolla dentro de siete secciones: Planes, que incluye la agenda cultural y comunal; Personaje, que toma un habitante del barrio para entrevistarlo o hacerle un perfil; Sitio, que es uno de los canales de sostenimiento, pues consiste en publicitar los establecimientos comerciales del lugar y difundirlos por fuera del barrio; Yo recomiendo, un espacio para que la ciudadanía haga comentarios de interés general; Historias vecinas; un espacio para el desarrollo de la labor periodística, no solo de la directora, sino de los interesados; opinión, donde se haga agregación de contenidos disponibles y propios —blogs también, por ejemplo—, y la sección de clasificados, que está en duda si deba ser otro canal de sostenimiento.

A pesar de ser un proyecto sencillo, bien es una oportunidad para desempeñarse en rol de periodista DJ y encontrar puntos en común con la audiencia, que en el caso de La Macarena facilita muchísimo más esa labor.


Caminos de conciencia

El objetivo de mi proyecto es agregar y producir contenidos relativos al crecimiento personal. En particular, se van a agregar contenidos de diversos maestros espirituales contemporáneos; de personas que trabajen con técnicas encaminadas a mejorar la salud emocional y mental de las personas; y de blogs o páginas en las que se produzcan contenidos afines (aquí una pequeña prueba del proyecto). Además de los contenidos producidos por los maestros (o por las personas que trabajan con técnicas), habrá una sección de noticias dedicada a acontecimientos relacionados con el crecimiento personal (sobre todo en Latinoamérica y España); un ejemplo de noticias de este tipo sería el cubrimiento de eventos como El Planeta Medita por la Paz de Colombia 2013, que en Bogotá tuvo lugar en la Plaza de Bolívar el sábado pasado y que se desarrolló de manera simultánea en más de cien países.

Se agregarán contenidos en texto y en video, y aquellos que no estén disponibles en español serán traducidos o subtitulados. En el caso de los videos, también se realizará el trabajo de tomar conferencias o charlas largas y dividirlas en videos cortos de cinco minutos o menos, con el fin de que sean fáciles de ver.

Se buscará que la audiencia participe calificando los contenidos, solicitando los contenidos (por ejemplo, pidiendo que se hagan traducciones del trabajo de algunos maestros específicos) e incluso realizando traducciones y subtitulaciones. Cuando haya suficientes contenidos agregados, serán clasificados para que la audiencia pueda buscar por temas (por ejemplo, contenidos que pueden ayudar a mejorar las relaciones personales, la situación laboral, etc). Además, habrá un blog paralelo en el que escribiré reflexiones semanales que también aparecerán como contenidos originales en el agregador.

En cuanto al modelo de negocio, además de la publicidad que se pueda poner en la página (se publicitará ante todo libros y eventos de maestros espirituales) pienso centrarme en una cuenta de Twitter. Esta cuenta tendrá tres funciones. Por una parte, servirá para difundir los contenidos del agregador. Por otra parte, será una cuenta destinada a poner frases de motivación y crecimiento personal (muchos de los tuits serán frases breves de diversos maestros). Finalmente, cuando haya suficientes seguidores se comenzará a cobrar por tuits y retuits de manera semejante a las cuentas que expuse en una reflexión anterior.


Metaperiodismo latino

La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano cuenta con un portal llamado Ética Segura: Red de Ética y Periodismo, donde se generan debates en torno al oficio periodístico en el contexto local. Les recomiendo darse un paseo por este sitio, que tiene una navegación agradable y donde seguro encontrarán artículos de interés, pues el proyecto está muy bien pensado.

Por otro lado, me encontré con un bloguero que fue peridosta de The Onion, Anil Dash, y hoy escribe un blog sobre el desarrollo de proyectos digitales, llamado ‘A Blog About Making Culture‘. Si bien toca algunos temas no tan periodísticos, casi todos llevan a reflexiones sobre lo digital. Y lo hace con humor.


El poli-perio-valente y valiente

La polivalencia como tendencia en el periodismo es un simple reflejo de las relaciones laborales dentro de un sistema económico que cada vez demanda más trabajadores competentes, proactivos y emprendedores. Competentes porque deben tener ciertas “competencias” para llevar a cabo determinada actividad, las cuales están determinadas por las necesidades de las grandes empresas, y no por una vocación personal o por lo que cada individuo considere deben ser los conocimientos complementarios necesarios para ejercer su oficio. La proactividad y el emprendimiento se desencadenan de un sentimiento corporativo fundamentado en el ideal de éxito.

Sin embargo, la polivalencia en el periodismo tiene grandes ventajas siempre y cuando se enfoque en la producción de contenidos no solo atractivos para las audiencias, sino que, en efecto, se expresen dentro de la función periodística. Esto le otorga al periodista la suficiente libertad para representar fielmente sus puntos de vista, pues si el mensaje es coherente, el periodista será capaz de llevarlo a diferentes lenguajes, porque lo visualiza como un todo. La gran desventaja es que de no ser diestro en una de sus “competencias”, todo el trabajo del periodista se verá afectado, y su credibilidad caerá dramáticamente.

En últimas, la polivalencia depende de cómo se asuma. Si es para desarrollar propuestas creativas novedosas con una ética comprometida con el oficio, bienvenidos los periodistas ‘multitask’. Pero si es para responder a una necesidad corporativa, el periodismo continuará siendo la quimera del control democrático, la imparcialidad, la vocación por contar historias y un etcétera que en la academia conocemos de memoria.


El lujo que se dio Al Jazeera

Si bien el canal catarí ha sido noticia por darles voz a los enemigos del capitalismo, haber entrado a Estados Unidos supone un gran paso en el modo de hacer noticias, de acuerdo con los formatos que el canal propone para difundir la información, que van desde la emisión de noticias por más de 12 horas al día, hasta producir historias en formato documental, para lo cual se requiere un proceso investigativo bastante juicioso al que los medios tradicionales no le apuestan ni en Estados Unidos, ni en la mayoría de países del continente. Además con una corta franja de comerciales.

Sin embargo, las críticas no se hicieron esperar. Después del 11 de septiembre —o de la consolidación del nuevo enemigo mundial: el terrorismo—, la agenda informativa ha jugado un rol fundamental en lo que ha sido la llamada lucha contra el terrorismo, pues ha contribuido a afincar el término mismo y, por lo tanto, a reafirmar la necesidad de seguridad en manos de los Estados. Y ‘satanizaron’ al canal que les abrió el micrófono a los terroristas, cuando precisamente esa debería ser la manera de abordar la información si lo que supuestamente se espera del periodismo es registrar la historia y la situación en contexto, para lo cual indefectiblemente deben conocerse los distintos matices que generan los acontecimientos.    

La discusión es básicamente ideológica, y en ese sentido hay ventajas y problemas por debatir. Frente a las audiencias, fácil: siempre hay público para todo. Y un punto muy a favor de Al Jazeera es que los gringos aman odiar. Y uno de los grandes placeres al consumir medios es criticar y encontrar la paja en el ojo ajeno.

Lo cierto es que lo de Al Jazeera no es más que una acción simbólica. Y si existen los recursos para llevar a cabo producciones que implican corresponsales en ciudades poco recordadas y mostrarles a otros canales cómo contar historias con rigor periodístico, magnífico.


Una revista para mujeres.

Mi proyecto parte de un vacío en Colombia frente a la discusión de temas de mujer y género, por lo que quisiera presentar una revista virtual que se ocupe de estas temáticas de una manera que no se quede en la reflexión académica y anquilosada en el activismo tradicional pero que tampoco caiga en el otro extremo, en lo light que reduzca la actividad de la mujer a temas insulsos. Mi idea es lograr un punto medio, algo que sea lo suficientemente accesible como para no reducir la audiencia a un grupo cerrado de expertos pero lo suficientemente serio como para que no parezca una revista de peluquería. Se trata, entonces, de una propuesta de textos para mujeres y que trabajen temas concernientes a mujeres, todo bajo un enfoque de género y un punto de vista crítico.

Si bien en Colombia hace falta este tipo de espacios, existen varios medios en inglés que trabajan el tema de la manera que me interesa, como Jezebel, la sección “Women” del Huffington Post, Adios Barbie y Feministing, que son medios online que, desde un punto de vista feminista, analizan temas cotidianos, de cultura popular y de interés general para las mujeres, así como también, temas más “serios”.

Teniendo lo anterior en cuenta, la generación de contenidos estaría a cargo de un proceso semanal de agregación y traducción de estos y otros sitios que puedan proveer material pertinente, algo en principio hecho por mí. La revista contaría, también, con una sección para que la audiencia aporte textos (tanto originales como artículos que encuentre en otros sitios) que consideren que merecen ser publicados, proceso que dependerá de una revisión hecha también por mí; por otro lado, cada publicación tendrá una sección de comentarios moderada (también por mí) para fomentar el debate.