El ciudadano emisor-receptor

Así podrían llamarse —o definirse— las nuevas audiencias de las que nos habla el ensayo de Jimena Zuluaga. Con la llegada de internet y de los medios digitales, este elemento pasivo de la ecuación se convirtió en el protagonista del proceso comunicativo, ganando peso no solo como receptor sino también como emisor de información.

A través de comentarios, chats, blogs, imágenes, videos y redes sociales, entre otras, el público se ha transformado en un constante y monstruoso productor de contenidos tanto para los medios de comunicación como para otros ciudadanos, formando casi que un ciclo vicioso en el que la comunidad genera contenidos a partir de información provista por ella misma.

Este ciudadano emisor-receptor, que se nutre día a día de las herramientas tecnológicas de expresión y participación, ha decidido ser creador y difusor de sus propias notas; este cibernauta proactivo ha desplazado al emisor y al receptor de mensajes pasivos y anónimos dirigidos a masas y se ha bautizado a sí mismo como usuario que interactúa con sus semejantes y opina, hasta el punto de cuestionar el rol y el valor del periodista y de su oficio.

De local a global, de informativo a social, de grupal a individual, de anónimo a conocido, de pasivo a activo, este ciudadano emisor-receptor, más sofisticado y exigente que nunca —y todo señala a que lo seguirá siendo cada vez más—, se ha posicionado como centro de un nuevo espacio de diálogo que le exige al periodismo más creatividad y profesionalismo que nunca.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s