El bruto soy yo

Brutos siempre ha habido. El tiempo contemporáneo ha traído más brutos, pero no por la tecnología, no por Internet, sino por el simple hecho que somos más personas en el mundo.

Cada edad histórica ha traído nuevos tipos de brutos. Cuando el hombre comenzó a sembrar, el bruto era el que aún cazaba y no conocía los tiempos de la siembra. La modernidad, con la creciente especialización creo aún más brutos, cada uno en las áreas que no manejaba.

Hoy, para el joven, bruta es la mamá que no logra hacer funcionar el I-pad. Para el intelectual, bruto es el que no entiende a Foucault… o el que decide leerlo. Y peor, le cree.

Entonces para cada época el ignorante es el que no entiende  las nuevas tecnologías. Y para cada disciplina el que no entiende lo que requiere años de especialización. Read the rest of this entry »

Advertisements

Ya no hay que parecerlo, hay que serlo

Es como tener un mar de conocimiento con un centímetro de profundidad, decían unos. La carrera de las reinas, decían otros. Eso lo estudian mientras consiguen marido, añadían otros cuantos. Estaban hablando de la Comunicación Social como pregrado. Si bien podían estar incurriendo en una generalización bastante ofensiva, la diversidad de los cursos obligatorios en algunos de los pensum pareciera confirmar al menos la primera aseveración.

Saben de todo. O al menos eso dice su trayectoria académica. En últimas la academia estaba ya graduando periodistas polivalentes. Sin embargo se forjó el mito que en realidad saben de todo, pero nada lo saben bien. ¿Cuál sería entonces la exigencia del periodista actual si siempre se ha formado como polivalente? y más importante ¿no se estará corriendo el riesgo de perpetuar el mito del periodista como una persona con un mar de conocimiento poco profundo?

Para la primera pregunta ya no es cuestión de formación y de mostrar sus diplomas sino de ir un poco más allá. Ya no hay que parecerlo sino serlo. Muchas veces la formación no implica la práctica. Así como un ingeniero civil no tiene que saber toda su vida sobre pilotes el periodista no tenía que estar al tanto de lo audiovisual, lo escrito, lo editorial. Pero ahora para conseguir trabajo hay que saber y estar al día en todos los aspectos. El problema es que ahí se corre el riesgo de hacer cierto el mito. Es muy posible que antes no lo fuera, que simplemente existiera tal mito por el sentido de superioridad del académico que veía en los escritos periodísticos una superficialidad que no correspondía con el conocimiento del especialista, un conocimiento que no tiene porque tener el lego, el lector, el espectador.

El periodista de hoy no solo tiene que seguir saltando de historia en historia y conocer de muchas cosas, tiene que saber como transmitirlas de diferentes maneras. A no ser que se familiarice con las herramientas de comunicación como lo hace el carpintero con su martillo, cada historia sera un gran reto, no solo por la historia sino por la forma de contarla. La herramienta deja de ser solo el micrófono, la cámara o la máquina de escribir. Si no aprende a ser un carpintero que conoce, adora y sueña su martillo tanto como con su puntilla, su lija y su cortador, el mito será una realidad. Y al final el periodista terminará chapotenado en su mar de conocimiento y ya ningún esfuerzo valdrá para parecerlo.


Tener Al-Jazeera: como comprar un dulce

Harrods, Sainsbury’s, Barclays, Miramax, Shell, Volkswagen… y la lista continua, la lista de compras del Fondo Soberano de Inversión de Qatar. Esas son solo algunas de las empresas en las que ha invertido el pequeño país del Golfo Pérsico en cabeza del Emir Tamim Al Thani. Pero no fue este joven, sino su padre, el que llevó al país a ser un jugador importante de la economía mundial.

También se dio otros pequeños lujos. Como le gusta el deporte, qué mejor que hacer realidad el sueño que tienen muchos amantes del fútbol, ser dueño de un equipo. En su caso, compró el Paris Saint Germain. Y como el fútbol se estaba jugando muy lejos, la forma de traer los mejores partidos a su puerta fue conseguir ser sede del Mundial de Fútbol 2022.

Con un capital estimado de unos 200 billones de dolares -mas o menos el doble del presupuesto del gobierno de Colombia para el 2014- algunos de estos gastos son como comprar un chicle, como ir al cine… como montar su propio canal de televisión: Al-Jazeera. Con este músculo financiero, diga lo que diga el canal, no hay forma de afectar al gobierno catarí y su fondo de inversión. Lo que puede ofrecerles el canal es prestigio, y ese prestigio se logra entregando independencia. Si los directivos del canal entienden eso, Al-Jazeera puede funcionar tranquilamente sin más presión que la que ellos mismos se impongan, no la que provenga de la familia virtualmente dueña del país.

La agenda del canal no tiene porque ser la del gobierno de Qatar, porque así como el PSG sigue jugando para su público parisino, Al-Jazeera puede funcionar bajo una estricta ética periodística. Porque el prestigio se puede comprar, pero su costo no son los centavitos que el Fondo Soberano invierte en el canal, es la independencia que le tiene que entregar.


Concibiendo la difusión de los anticonceptivos

Más de 3 billones de personas han nacido en el mundo desde la invención de la píldora. También existen los condones, los implantes e incluso el quirófano. Pero aún así la población crece desmesuradamente y los efectos sobre la calidad de vida son evidentes. Entonces la gente o no usa o no sabe usar los diferentes métodos anticonceptivos disponibles. Una página dedicada a la difusión de tales métodos, su uso, su efectividad e incluso la desmitificación de algunos se hace necesaria.

El grupo al que hay que apuntarle como público es aquel que aparentemente no está planificando. En Colombia, mientras en los estratos altos la personas aplazan el momento de formar una familia y el número de hijos es reducido, en los estratos bajos y con poca educación este proceso comienza mucho antes, incluso desde la adolecencia. Por lo tanto la página tiene que estar dirigida a los jóvenes con poca educación. Esto implica que tiene que tener los siguientes elementos: ser viral, ser visual, y estar escrita en un lenguaje tanto comprensible como atractivo para los jóvenes. No se puede intentar cambiar todos los procesos culturales, pero que al menos conozcan las opciones puede ser un avance.


Por un lenguaje universal, por una torre de Babel

En el principio el hombre hablaba un solo lenguaje. Quiso hacer una torre, quiso llegar al cielo, quiso construir con materiales mas seguros. Fue castigado, ahora nadie se entiende. Esa es la historia que cuenta el Génesis.

En el siglo XX ya no quería llegar al cielo, quiso ir hasta el espacio y más allá. Y para comunicarse con los posibles habitantes, esos que por ahora solo existen en la ciencia ficción, encontró de nuevo el lenguaje universal: las imágenes.

Lo visual no es lo que algunos llamarían progreso, es volver a los inicios del lenguaje. A las pinturas rupestres como esa primera visualización del mundo.

Puede que no sea nada nuevo, y que haya sido una tendencia en otros momentos, pero ahora es una tendencia mundial. Hoy en día hay una explosión de información, o al menos de la oportunidad de acceder a ella mas fácilmente. Read the rest of this entry »


Knight Center

La universidad de Texas en Austin, con su larga tradición de estudios latinoamericanos, no podía dejar de lado el periodismo como foco de investigaciones. Desde hace poco mas de una década funciona el Knight Center for Journalism in the Americas , un centro de estudios sobre el periodismo. Ha ayudado a la profesión en latinoamérica, colaborando con la creación de distintos centros por todo el continente, desde el CEPET en méxico hasta el Consejo de Redacción en Colombia. Ahora está trabajando fuertemente en el periodimo digital y para los que les gusta la visualización de datos, por tercera vez se abre un exitoso curso gratuito. El centro está ofreciendo cursos a distancia constantemente para poder estar siempre al día en las últimas tendencias. En la sección de blogs se puede encontrar diferentes artículos de metaperiodismo en todo el continente.


50 años después

Si bien algunos tienen la idea que el periodismo solo puede tratar del presente, no siempre es así. Y no debería serlo. Sobre todo en un país como el nuestro donde la memoria es importante para resolver el conflicto. En NPR entienden la importancia del pasado para comprender y cambiar el presente. En ese espíritu hay una serie llamada The March on Washington at 50 que cuenta, a través de varios reportajes, lo que pasó hace 50 años en Estados Unidos en medio de las protestas sociales.

Entre todos los reportajes hay uno que a mi parecer resalta. Una niña estuvo marchando y su cara terminó siendo el centro de una foto reconocida. 50 años después ella no recuerda que se la hubieran tomado. Además, ésto lo están usando para un proyecto llamado The Race Card Project, donde se invita a la gente a escribir una frase sobre raza e identidad cultural.